BlogNoticias

¿Qué es el yoga?

Yo tampoco lo tenía muy claro, hasta hace poco.

Nunca había practicado Yoga aunque alguna vez había ido a clase con mi tía.

Pero no de manera regular.

Hace un tiempo fui a casa de una amiga a llevarle un pack de Malferida, y tenía visita.

Había venido a visitarla una amiga suya de toda la vida, que acababa de llegar de la India de hacer un curso de Yoga.

Me dio curiosidad y le pregunté.

Me estuvo comentando que llevaba un tiempo agobiada con su vida y quería darle un giro.

Pero uno de 180 grados.

Hizo lo que muy poca gente hace; renunciar a su vida cómoda en occidente y pasar al plan B.

Así que dejó su trabajo, cogió su mochila y se marchó a un pueblo cerquita del Himalaya, al norte de la India.

Allí se introdujo en las raíces del yoga y vivió esa experiencia desde dentro de su cultura.

Estuvimos hablando y hablando, y me contó por qué el yoga no es sólo ejercicio físico, sino un estilo de vida.

Una filosofía de yoga que aquí en occidente, llega de mil formas.

Por eso te lo voy a explicar fácil.

Mira.

El yoga combina cinco prácticas fundamentales con las que experimentar los grandes beneficios de esta disciplina que todo el mundo dice que les cambia la vida.

Esas cinco prácticas son:

  • Pranayama. Son ejercicios de respiración que te ayudan a concentrarte calmando tu cuerpo y tu mente, ayudándote a centrarte en el momento presente.
  • Asanas. Son las diferentes posturas corporales que se realizan en la práctica del yoga y están asociadas a puntos energéticos.
  • Savasana. Es la postura final de la práctica del yoga que se realiza para realizar la meditación. 
  • Mente sana. Trabajar los pensamientos positivos y cuidar tu salud mental te ayudará a crear armonía en tu vida diaria. 
  • Dieta sana. No hace falta pasarse al veganismo extremo para llevar una vida sana si ahora comenzamos a practicar yoga, pero sí es importante que seamos conscientes de que somos lo que comemos, y que intentemos cuidar de nuestra alimentación.

Para eso, Malferida es totalmente compatible con aquellas personas respetuosas con su cuerpo que no consumen productos nocivos para su salud.

Como por ejemplo, los yoguis.

¡Ya tienen mucho en común con los #malfelovers!

Los yoguis también cuidan su salud y están a favor del consumo de productos naturales. 

Me alegro que Malferida tenga el sello de Km 0 reconociendo que es un producto de proximidad, porque puedes tomarte las que quieras sabiendo que está hecha con productos naturales.

Como bien sabes.

Así que como ahora me interesa un poco más el yoga y además es compatible con Malferida, me he informado y quiero compartir contigo los grandes beneficios que proporciona, por si te propones practicarlo con regularidad. 

Y de premio te tomas una a mi salud.

Yoga, ¿qué me aporta realmente?

Dicen que una hora de yoga antes de un examen, vale más que una taza de café.

Bueno, que dos y que tres.

Y quien dice examen, dice una entrevista de trabajo, una oposición, algo que consideres importante, o cualquier momento de estrés…

De acuerdo. Ya sé que lo del estrés ya te ha quedado claro, y que el mundo del yoga trae grandes beneficios, también.

Pero ¿cuáles exactamente?

Venga, ahí van. 

  1. Con el yoga aprendes a perder menos tiempo en concentrarte desarrollando la capacidad de dedicación plena en una tarea y prestando atención con facilidad en momentos en los que necesitas máxima concentración.

¡Ojalá hubiera sabido esto cuando iba al instituto!

  1. Duermes mejor aumentando la calidad del sueño. Ya sabes, no en cantidad, sino en calidad. 

Quizá lo que necesitas para levantarte con la sensación de tener el cuerpo descansado sea practicar yoga.

¿Quién sabe?

3. Aumentarás la flexibilidad ayudando a prevenir lesiones y tratarás los dolores musculares. Si te focalizas en el dolor realizando los estiramientos adecuados con las respiraciones indicadas, tu lesión se curará antes de lo previsto.  

Parece magia, pero no lo es. La medicina oriental se basa en técnicas naturales, ejercicio físico y meditación. 

Y si lo piensas, Asia es muy grande, y tanta gente no puede estar tan equivocada.

4. Consigues ser consciente de respirar de una manera profunda que te ayudará a controlar tus nervios en situaciones de estrés, previniendo la ansiedad. Incluso sirve como introducción a las técnicas de preparación al parto. 

Lo de aprender a respirar parece una tontería, pero cuando te da ansiedad o tienes que parir, agradeces mucho haber practicado yoga.

5. Te aporta una paz interior impresionante. Vale, ¿y esto qué es? Pues que para estar bien con el mundo que te rodea, primero tienes que estar bien en tu interior.

Tener una mente fuerte y sana emocionalmente hoy en día es complicado, y la disciplina del yoga te acompaña en tu vida diaria mejorando tus relaciones personales con los que te rodean.

Esto te ayudará a aceptar lo que la vida te ha dado, a no necesitar más de lo que tienes a gran escala, y a prevenir depresiones.

Y la que más me gusta:

6. Te ayuda a vivir el momento presente y a controlar los pensamientos automáticos negativos.

Cuánto nos gusta adelantarnos y sufrir por el futuro que todavía no ha pasado, y ni siquiera sabemos si va a pasar.

¿A que sí?

Y cuánto nos gusta pensar en el pasado y torturarnos una y otra vez por situaciones que ya han pasado y no están ahora…

¿A que también?

Bueno pues todo esto, si te lo curras practicando yoga de forma regular, son algunos de los beneficios que van a mejorar tu vida.

Bueno vale, me has convencido. Me animo a hacer yoga. Pero… ¿Cómo empiezo?

En primer lugar, tendrás que tener claro que el yoga no solo es ejercicio físico, sino un estilo de vida que te aporta muchos de los beneficios descritos más arriba.

Pero depende de ti.

De la frecuencia con que lo practiques y lo en serio que te lo tomes.

Tampoco lo consideraría deporte como tal, porque entran en juego más factores, como la conexión entre el cuerpo y la mente mediante la respiración con posturas corporales, llamadas asanas, con las que se consigue activar y desbloquear la energía de tus chakras.

¿Chak quéeeee?

Jaja. Como no quiero asustarte con teorías energéticas, puedes utilizar el yoga como ejercicio físico y mental, para prevenir la ansiedad y reducir el estrés.

Lo que yo haría primero, sería buscar en YouTube “yoga para principiantes”. 

Aunque si quieres que te recomiende alguien con quien vas a conectar casi seguro y puedas sentirla cerca desde el otro lado de la pantalla, puedes empezar con Xuan Lan Yoga.

Esta profesora de origen vietnamita ofrece clases de yoga online en español en su canal de YouTube.

Para que practiques yoga en casa a tu bola.

Además que tiene una lista de reproducción de vídeos de yoga para principiantes bastante asequible para yoguis nuevos como yo.

Peeeero, antes de que te pongas a buscarla, me gustaría contarte algunos de los secretos de la medicina oriental que me contó la amiga de mi amiga, para que no tires la toalla en tus primeras clases de yoga y le veas el sentido a esta práctica.

¿Me guardarás el secreto?

Mira. Una de las asanas de yoga para principiantes es la postura del árbol.  

Esta no se practica en el suelo.

Su realización resulta fácil porque tienes que levantarte, y elevar una de tus piernas doblándola y apoyar el pie en el muslo.

Elevaremos los brazos por encima de la cabeza juntando las palmas de las manos.

¿El truco de yogui?

Colocar el peso del cuerpo bien centrado y mirar a un punto fijo.

¿Y el secreto de la medicina oriental? 

Enterarse del significado de esa asana y respirar imaginando que llevamos el aire al punto chakra que le corresponde para hacer fluir la energía.

¿Al punto quéeeee?

Al punto chakra determinado que se trabaja con esta postura. Y si te interesa el yoga, tendrás que saber que tenemos siete chakras distribuidos en la línea de la columna vertebral para hacerlos fluir y sentirnos mejor emocionalmente.

¡Hala, ya tienes otra cosa más para buscar en Internet!

Seguimos con el ejemplo de la postura del árbol.

Como decía, lo suyo es informarse sobre el objetivo de cada postura, y, en este caso, el pie apoyado en el suelo conecta con la tierra simbolizando las raíces del árbol, y los brazos representan las ramas que crecen.

Muy místico todo, lo sé.

Con esta postura se mejora que flipas el equilibrio y la capacidad de concentración, además de trabajar el chakra raíz, relacionado con todo lo terrenal.

Yoga aéreo o aeroyoga

¿Te suena?

Esto a lo mejor te motiva más.

El yoga aéreo es una modalidad del yoga tradicional, pero se practica con un columpio de tela colgado del techo.

¡Esto sí que mola, ehhh!

Los beneficios pueden ser los mismos, pero con el aeroyoga se tonifican mucho más los músculos, ya que tienes que mantener tu cuerpo en el columpio con diferentes posturas.

A mí me gusta más esta modalidad y seguramente algún día la pruebe.

Ya te contaré.

Así que si te ha gustado esta pequeña introducción al yoga, te animo a que te pongas ropa cómoda, cojas una esterilla y pruebes las clases.

Elige un sitio guay y tranquilo para practicarlo y sé constante.

Da igual que sea el salón de tu casa, un lugar en la naturaleza o quieras asistir a clases presenciales.

¡Todo vale!

¡Ah! Y no olvides llevarte una Malferida para refrescarte después de la clase.

Que ya sabes que los yoguis también son #Malfelovers.

Lo que sí que me encantaría es que me contaras tu experiencia, aquí en comentarios.

¿Has hecho yoga alguna vez?

¿Qué posturas del asana has puesto en práctica? 

👇🏽👇🏽 Cuenta, cuenta, que te leemos 👇🏽👇🏽

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario